WE ARE VIRTUOSO.

You can add any content in the Side Area, including widgets, links, buttons, social icons, and other elements. Set an additional navigation throughout your site, or embed information that will be available to website visitors regardless of the page they are on.
Follow Us
Back to top

Leadership Intensive Week

Todo empezó el pasado invierno, cuando una chispa o una especie de soplo hizo reaccionar a mi corazón al leer sobre el “Leadership Intensive Week”, un encuentro sobre liderazgo dirigido por y para jóvenes que tendría lugar del 8 al 13 de julio de 2018 en la ciudad de Cluj-Napoca (Rumanía).

 

Algo (o más bien Alguien) me decía que tenía que ir. La chispa se convirtió en anhelo y el anhelo, gracias a la comunidad Fe y Vida y en colaboración con los organizadores del evento (ENC o Red de Comunidades Europeas), se convirtió en realidad.

El pasado 8 de julio Claudia y yo, enseguida conocidas como “las españolas”, nos uníamos al grupo de, aproximadamente, setenta jóvenes de diversas nacionalidades: Rumanía, Eslovaquia, Suiza, Polonia, Lituania, Austria y Estados Unidos y, sin saberlo o esperarlo, nos convertimos durante seis intensos días en una familia.

 

Al principio salir de la zona de confort era duro (Claudia solía decir: “vamos a permanecer cual divas a esperar a que se nos acerquen”), pero después de unas horas de sueño y, sobre todo, de la primera oración juntos, todo era más fácil: nuestra mente y nuestro corazón se abrían expectantes en las sesiones de liderazgo, donde aprendíamos a conocernos para poder liderar tanto a nosotros mismos como a otros en diversos contextos (en la familia, en la comunidad, en nuestro grupo de jóvenes, en el trabajo…) Mi introversión y mi nivel de inglés dejaron de parecerme un obstáculo para conocer a la gente e incluso los suizos hablando inglés (y no alemán) ya no parecían estar enfadados.

 

 

Aquello fue real desde las primeras interacciones, en parte gracias a la dinámica con la que empezamos el primer día conocida como “the whole truth” o “toda la verdad” a través de la cual seis desconocidos nos contábamos abiertamente nuestras historias de manera que, exponiendo nuestras dificultades, debilidades y fortalezas nos hacíamos vulnerables: empezábamos a crear vínculos y a generar un ambiente de confianza siendo nosotros mismos.

 

 

Como era de esperar, en ese ambiente de fraternidad el Jefe no dudó en hacer de las suyas: me hablaba a través de los silencios, de las canciones, de las miradas y las palabras de aquellos jóvenes ¡Incluso me pidió que le dijese a un completo desconocido unas palabras de Su parte! Se respiraba pasión: esa fuerza de la que hablaba el Papa Francisco que necesitan los jóvenes para levantarse del sofá, ese amor por Cristo que une a los cristianos y los llena con el deseo de expandir el Reino de Dios y la alegría de saberse hijo y amado.

En esos días aprendimos que tenemos el poder de influenciar la vida de los que nos rodean de manera positiva y nos enseñaron claves para ser buenos líderes pero, sobre todo, construimos puentes mirándonos los unos a los otros como hermanos, dejando a un lado los kilómetros y las diferencias para estar unidos en Cristo.

 

Blanca

No Comments

Leave a Reply