WE ARE VIRTUOSO.

You can add any content in the Side Area, including widgets, links, buttons, social icons, and other elements. Set an additional navigation throughout your site, or embed information that will be available to website visitors regardless of the page they are on.
Follow Us
Back to top

Visión

Vivir una fe integral, fiel al evangelio y desde dentro de la cultura actual…

¡Una nueva forma de vivir la Iglesia y presentársela a la gente!

¿QUIÉNES SOMOS?

ico_quienes

Somos un grupo de personas que intentan seguir al Señor Jesús, a través de la vivencia de la fe en comunidad. Desde el punto de vista formal, constituimos una Asociación de Fieles de Carácter Público, aprobada y reconocida por la Iglesia Católica en el Obispado de Santander (España), e inscrita en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia del mismo país..

¿QUIÉN TIENE CABIDA EN “FE Y VIDA”?

Además de todo lo dicho, nuestra comunidad constituye un grupo humano, variopinto (¡y generalmente bien avenido!). Predominan los profesionales universitarios y los matrimonios, pero valoramos y cuidamos el don del celibato que también se encuentra entre nosotros. Hay muchos niños, y constituyen nuestro mayor tesoro.

Una característica comunitaria es el trabajo continuo de las relaciones personales, y la actitud abierta a los demás. Desde ese punto de vista ¡cualquiera que desee vivir seriamente su fe con Cristo y los demás tiene su sitio aquí!

¿POR QUÉ LA COMUNIDAD?

Nosotros pensamos que la vocación cristiana, desde sus orígenes, es inseparable de la vida común. Desde el Señor Jesús, que elige a los apóstoles y comparte su vida con ellos, a todo el testimonio que nos han dejado el Nuevo Testamento y la historia posterior, nuestra fe está insertada en un paradigma comunitario, cuya máxima expresión es la Iglesia.

 

De la misma manera que para un niño es indispensable un ambiente familiar donde pueda recibir las enseñanzas y cuidados que le lleven a hacerse un adulto maduro y responsable, un cristiano necesita una comunidad concreta y real de hermanos que le ayuden en el camino de hacerse un verdadero discípulo de Cristo. Ese camino de catecumenado nos parece imprescindible

CARACTERÍSTICAS DE “FE Y VIDA”

Algo que enseguida se puede ver es nuestra “obsesión” por presentar una fe significativa. Es decir, que la gente común pueda entender. Eso proporciona ciertas características al grupo, como el interés por el diálogo cultural, las expresiones artísticas, la belleza y las nuevas tecnologías. No es fácil ser un cristiano coherente y un auténtico miembro de la sociedad posmoderna, capaz de hacerse entender por sus contemporáneos. Sin embargo, y en nuestra opinión, se trata de algo imprescindible para la Iglesia hoy. Valoramos mucho un carácter cosmopolita y abierto. Creemos mucho en el compromiso, en el trabajo responsable y en la fiesta. Pensamos que la acogida es fundamental en la comunidad cristiana (aunque obviamente seguimos teniendo fallos).

¿CUÁL ES EL CARISMA?

El carisma de “Fe y Vida” se desarrolla alrededor de 3 puntos, que de alguna manera están incluidos en nuestra lectura fundacional: Is 61, 1-8.

1) “Evangelizar”. Para nosotros la conversión al Señor Jesús ha constituido lo mejor de nuestras vidas, así que desearíamos que todos pudieran tener una experiencia así. Además, se trata de un mandato suyo (Mc 16,15). Intentamos hacer llegar el mensaje de una forma comprensible a los hombres y mujeres de hoy.

 

2) “Acompañar”. Es lo mismo que “consolar”. Por desgracia, hay muchos hermanos nuestros doblados bajo el peso del sufrimiento y la injusticia. Mientras tantos carezcan de tanto ¿cómo podemos nosotros estar tranquilos? Cada miembro de la comunidad debe ejercer la misericordia allá donde pueda y tantas veces como le sea posible. Cada uno debe esforzarse por cultivar una mirada de compasión, como la que tuvo nuestro Señor.

 

3) “Unir”. El germen de la división está por todas partes. También en el Cuerpo de Cristo. Desde hace tiempo, la comunidad desarrolla un ministerio de unión: ecumenismo con los no católicos y acercamiento a las distintas sensibilidades (a veces demasiado alejadas entre sí) de la propia Iglesia. Nuestra regla de oro: no criticar a nadie y aprender de todos.

LA COMUNIDAD Y LA IGLESIA

La comunidad es sólo una forma concreta de vida dentro de la Iglesia, así que ésta es lo verdaderamente importante. En ella recibimos lo esencial. Nosotros somos sólo una pequeña “familia”, con un carisma concreto dentro del gran Pueblo de Dios que dirigen el Papa y los Obispos. En cada diócesis intentamos aportar lo que podemos, sintiéndonos uno con el resto de los hermanos y escuchando a sus responsables.

 

Todos los miembros comprometidos de “Fe y Vida” hacen un voto especial de obediencia a su prelado, y cada comunidad concreta se pone a su disposición. En cuanto a la Doctrina, nuestra postura es bastante simple: entre nosotros no se critican las directrices del Magisterio, y se busca la ayuda de la propia Iglesia para hacerlas vivas en cada situación concreta.

¿Qué podemos ofrecer?

ico_ofrecer
01

¿Mejorar tu relación con el Señor?

Oración / Lectura de la Palabra. Práctica sacramental renovada

02

¿Tienes problemas?

Discipulado / Acompañamiento Vida comunitaria / Desarrollo integral no directivo

03

¡Acompañado siempre mejor!

Células de crecimiento Espacio seguro

04

¿Necesitas formación?

Plan 101/ Plan 102/ Plan 103

05

¿Buscas visión para tu vida?

Programas asistenciales / Desarrollo de ministerios

06

¿Buscas compromiso con la justicia y misericordia?

Proyectos Tercer Mundo / Inmigrantes Personas necesitadas

07

¿Te preocupan tus hijos?

Ambiente cristiano / Eventos para jóvenes / Desarrollo grupos juveniles

08

¡Somos una familia!

Todas nuestra actividades y misiones están planteadas desde esta perspectiva: la persona es lo importante. Somos gente normal e imperfecta pero que se quiere, igual que nos quiere el Señor

09

¿Donde encontrarnos?

¡También contamos con un sistema experimentado de acompañamiento y grupos on-line!

Fundador de la comunidad

ico_jota

Josue Fonseca

Doctor en Historia, con especialidad en los comportamientos religiosos. Ha impartido (y continúa haciendolo) la docencia en diferentes centros de enseñanza media y universitarios.
Profesor de Historia de la Iglesia en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, en su sede de Cantabria.

Josué nació el 23 de julio de 1960 en Lieres (Principado de Asturias). A los cinco años se trasladó a vivir Cantabria con sus padres. Estudió el bachillerato en Torrelavega, y posteriormente la carrera de Historia en las Universidades de Salamanca y Santander. En esta última obtuvo más adelante el grado de Doctor en la misma especialidad.

El cambio más importante de su vida se dio en septiembre de 1977, cuando un chico joven, “Gelo”, le habló de la experiencia de conversión a Jesús.
A partir de ese momento de encuentro, el Señor se convirtió en el centro de su vida. Desde los 18 años vivió un fuerte compromiso parroquial y diocesano, animado por la espiritualidad de las conocidas “Comunidades de Burgos”, en uno de cuyos grupos militó durante muchos años.

Entre 1991 y 1993, siendo profesor de instituto, organizó una serie de convivencias con sus alumnos, a partir de las cuales (“y sin que él tuviera nada que ver”) muchos chicos y chicas experimentaron extraordinarias transformaciones religiosas.

Encontrándose rodeado por varias decenas de jóvenes que deseaban más y más de la fe, acudió a pedir ayuda y consejo a monseñor D. José Vilaplana, entonces obispo de Santander, quien le confirmó en sus intuiciones y le mandó continuar su labor. Fruto de ese cuidado pastoral nació la Comunidad Católica “Fe y Vida”, en la Pascua de 1996, la cual fue erigida como Asociación Pública de Fieles en diciembre de 1999.

Josué tiene muy claro que es “un pobre hombre, que mete la pata frecuentemente”, pero, a pesar de sus defectos, cree por encima de cualquier otra cosa en la misericordia de Dios. Es esa misericordia la que constituye la pasión de su vida, que se concreta en ayudar a que gente corriente, como él, pueda encontrarse con el Tesoro que es el Señor Jesús. Y que los pobres de todo tipo puedan hallar esperanza y consuelo en Él (Is 61). Fruto de su experiencia docente en instituto y universidad es el ardor por llevar la fe a los jóvenes (“una obsesión”, dice).

 

Su otra pasión es el mundo moderno. Piensa que la Iglesia “ha perdido en buena medida el pulso a la cultura contemporánea”, y recuperar un lenguaje común a ambas es vital dentro de su visión. Se interesa mucho por la “cultura pop”, y es un lector ávido de Ciencias Sociales y Teología. Ha compaginado durante bastante tiempo la labor evangelizadora con la académica (es autor de alrededor de 20 publicaciones científicas, algunas de ellas premiadas, en el campo de la Historia de las Mentalidades).

 

Josué emplea mucho tiempo y esfuerzo en conocer y estar al tanto de las experiencias más exitosas que se llevan a cabo alrededor del mundo en el ámbito de la evangelización, y se esfuerza en crear y mantener contactos con personas y realidades clave en el mundo cristiano actual. Cree, por encima de cualquier otra cosa, que la creación de pequeñas comunidades cristianas, formadas por mujeres y hombres maduros en Cristo y agrupados alrededor de sus obispos, es el futuro de la vieja Iglesia europea. “El mayor deseo de su corazón” es que España pueda experimentar esa realidad.

 

Convencido de que la fe no puede separarse de la vida, piensa que es voluntad de Dios que vivamos ésta radicalmente y en plenitud. Además de la lectura, le encantan la música (sobre todo la clásica y la “indie-folk” cristiana, de EEUU), el trekking, las motos y la navegación en kayak.
Está casado con Anabel, quien ejerce como Trabajadora Social, desde 1993. Ellos y sus cuatro hijos, Samuel, Israel, Lidia y Lara, viven en una casa en el campo, cerca de Torrelavega (Cantabria).