Acabamos de dar por finalizado el curso Alpha Online que comenzamos en Marzo y 12 sesiones más tarde y con 25 invitados fieles que han seguido durante todas estas semanas podemos decir que ¡estamos alegres por lo que el Señor ha hecho!

Si estás leyendo esto te voy a contar un secreto. Es el mayor secreto que tenemos. Es el secreto por el cual este Alpha Online ha ido tan bien. Es el secreto de siempre, el secreto que no nos cansamos de repetir en Fe y Vida, el secreto que llamo «secreto» por crear expectación, pero que en verdad lo gritamos a los cuatro vientos: el secreto es la comunidad. La comunidad real de gente convertida que quiere seguir a Jesús y hace todo lo posible para que crezca su reino uniendo sus fuerzas en pos de ese objetivo común.

Desde el principio del Alpha ha estado involucrada la comunidad: el ministerio de comunicación con los carteles, el vídeo promocional, las campañas por redes sociales, el ministerio de intercesión orando desde antes que comenzara y durante todas las semanas, los jóvenes (y no tan jóvenes) comprometidos que han formado parte del equipo de organización…

Alpha Online ha sido, sin duda, una misión comunitaria. También hemos tenido ayuda de personas cercanas a la comunidad que nos han echado una mano con la organización y aprovecho aquí también para darles las gracias.

¿Cuál ha sido el reto de Alpha? Pues, de este Alpha, sin duda, el reto más grande ha sido el que lo hayamos realizado 100% online. Todo: la acogida, las charlas, el debate… era online. Y eso nos ha supuesto un reto, pero también un aprendizaje muy interesante que «ya hemos adquirido» y podemos aprovechar de ahora en adelante. Especialmente desafiante fue el momento de intercesión, de efusión del Espíritu Santo que hicimos en pequeñas salas de zoom donde dos personas del equipo rezaban por cada uno de los invitados que lo iban pidiendo… Pero recordemos: Dios es Dios y el Espíritu Santo no está confinado a un espacio físico y claro que puede actuar (y vaya si actuó) a través de las pantallas.

¿Cuáles diría que han sido las claves del éxito de este Alpha online?

Pues creo que las siguientes:

  • El énfasis en la acogida, por encima de que «toda salga perfecto».
  • La oración antes de empezar el curso, antes de cada sesión y durante cada sesión.
  • Un equipo de gente entregada en el que se podían repartir tareas y roles.
  • El buen rollo «informal» que se creó desde el primer día y que quita «intensidad»; algo que la gente no acostumbrada a ir a la iglesia agradece.
  • Interés real en los invitados, querer ser sus amigos por encima de que «se conviertan».
  • Haber hecho antes otros Alphas en los que nos hemos equivocado pero de los cuales hemos aprendido mucho…

¿Qué cosas he aprendido de este Alpha Online?

Que hay gente que claramente tiene miedo de Dios y no se atreve a pedirle que entre en su vida ni le da una oportunidad, supongo que pensando que «se les va a acabar la diversión». ¡Qué pena!
Que Dios conoce la realidad de cada uno y se «adapta» a cada uno: ya se «adaptó» cuando se encarnó… y lo lleva haciendo 2021 años…
Que si quieres querer a Dios, lo acabas queriendo.
Que si realmente quieres descubrir al Señor, Él no juega al escondite.
Que si te equivocas pero creías sinceramente hacer lo que Él te pedía, no te equivocas.

(Sé que algunas cosas que he aprendido se quedan así un poco filosóficas… no las aterrizo más para que quien sienta curiosidad, me pregunte en persona 😉)

Por lo demás, os pido a todos los que nos leéis que recéis por los invitados que han tenido buena experiencia en este curso y algo se ha despertado en ellos, para que podamos seguir ofreciéndoles una forma real de crecer y convertirse en cristianos maduros.