Bienvenido a la Escuela de Discipulado

Objetivo

Ser discípulo es algo más que saber sobre Jesús, incluso más que creer en Él. Ser discípulo implica un encuentro personal con Él, una vida sana y ordenada en el Señor. Queremos ayudarte a establecer las bases de un cristiano maduro, una persona íntegra, con una vida alineada y unificada con Cristo, cuidando tus dones, tu personalidad propia y tus relaciones.

Bienvenido a la Escuela de Discipulado

Objetivo

Ser discípulo es algo más que saber sobre Jesús, incluso más que creer en Él. Ser discípulo implica un encuentro personal con Él, una vida sana y ordenada en el Señor. Queremos ayudarte a establecer las bases de un cristiano maduro, una persona íntegra, con una vida alineada y unificada con Cristo, cuidando tus dones, tu personalidad propia y tus relaciones.

Cuatro Pilares

Comunidad

Te ofrecemos un entorno comunitario con más de 20 años de recorrido y amplia experiencia en la formación de discípulos, en el que varias generaciones ya han dado el paso de recibir la fe.

Formación

Entendemos la formación como un proceso integral en el que no solo daremos importancia a las cuestiones “académicas”, sino que también trabajaremos aspectos más personales como el psicológico, relacional, comunitario… El desarrollo personal es un elemento básico en el proceso de discipulado.

Vida en común

La convivencia es una gran escuela en sí misma. 24 horas al día, 7 días a la semana en los que conocer y conocerte. Con infinidad de oportunidades para empatizar, perdonar, sostener y dejarse cuidar. Al igual que la familia nos guía en los aprendizajes más básicos, en la convivencia conseguirás detectar cuáles son tus áreas más débiles y tendrás la oportunidad de trabajar sobre ellas.

Misión

El cristiano está llamado a ofrecer su vida de la misma forma que lo hizo Jesús. Durante el curso te iremos proponiendo diferentes opciones en las que podrás colaborar poniendo al servicio del reino tus capacidades y tus intereses, siempre respetando tu proceso personal.

Cuatro Pilares

Comunidad

Te ofrecemos un entorno comunitario con más de 20 años de recorrido y amplia experiencia en la formación de discípulos, en el que varias generaciones ya han dado el paso de recibir la fe.

Formación

Entendemos la formación como un proceso integral en el que no solo daremos importancia a las cuestiones “académicas”, sino que también trabajaremos aspectos más personales como el psicológico, relacional, comunitario… El desarrollo personal es un elemento básico en el proceso de discipulado.

Vida en común

La convivencia es una gran escuela en sí misma. 24 horas al día, 7 días a la semana en los que conocer y conocerte. Con infinidad de oportunidades para empatizar, perdonar, sostener y dejarse cuidar. Al igual que la familia nos guía en los aprendizajes más básicos, en la convivencia conseguirás detectar cuáles son tus áreas más débiles y tendrás la oportunidad de trabajar sobre ellas.

Misión

El cristiano está llamado a ofrecer su vida de la misma forma que lo hizo Jesús. Durante el curso te iremos proponiendo diferentes opciones en las que podrás colaborar poniendo al servicio del reino tus capacidades y tus intereses, siempre respetando tu proceso personal.

Metodología

Durante el curso nos enfocaremos en un trabajo intensivo que se concreta en tres aspectos: vida de fe, mentoreo, formación.

Vida de fe

Mediante la práctica diaria de la oración personal, la alabanza en comunidad, la lectura de la Biblia, la búsqueda de Dios en todo lo que hacemos cada día y en las decisiones que tomamos.

Mentoreo

Durante todo el curso un mentor te acompañará en todo este proceso dándote apoyo, consejo, estimulando tu crecimiento y arrojando luz sobre aspectos vitales de tu persona.

Formación Intensiva

Completaremos el recorrido con una formación intensiva que abarca varios aspectos: cristiano, psicológico, relacional y comunitario. Profesores de los más diferentes ámbitos van a ayudarnos a comprender quiénes somos, por qué actuamos como lo hacemos, desarrollo de la inteligencia emocional, qué significa ser cristiano en comunidad, qué nos dice Dios en la Biblia, teología fundamental…

Metodología

Durante el curso nos enfocaremos en un trabajo intensivo que se concreta en tres aspectos: vida de fe, mentoreo, formación.

Vida de fe

Mediante la práctica diaria de la oración personal, la alabanza en comunidad, la lectura de la Biblia, la búsqueda de Dios en todo lo que hacemos cada día y en las decisiones que tomamos.

Mentoreo

Durante todo el curso un mentor te acompañará en todo este proceso dándote apoyo, consejo, estimulando tu crecimiento y arrojando luz sobre aspectos vitales de tu persona.

Formación Intensiva

Completaremos el recorrido con una formación intensiva que abarca varios aspectos: cristiano, psicológico, relacional y comunitario. Profesores de los más diferentes ámbitos van a ayudarnos a comprender quiénes somos, por qué actuamos como lo hacemos, desarrollo de la inteligencia emocional, qué significa ser cristiano en comunidad, qué nos dice Dios en la Biblia, teología fundamental…

Proceso

En el discipulado no hay fases, no hay un momento en el que ya estemos totalmente preparados para dejar a un lado la
formación o no preocuparnos por mantener nuestra vida de oración. El discípulo crece y aporta constantemente.
Por eso, una vez hemos puesto las bases las primeras semanas sobre quiénes somos y qué buscamos, potenciamos a la vez
nuestra vida de fe -orando intensamente, formándonos- y, al mismo tiempo, la práctica, viviendo en comunidad, colaborando,
relacionándonos. Nuestro trabajo diario, la ayuda en los ministerios y un continuo darse a los demás va a una con nuestra
propia responsabilidad de “mantener lleno el tanque” psicológica y espiritualmente, orando, leyendo, preguntando.

Proceso

En el discipulado no hay fases, no hay un momento en el que ya estemos totalmente preparados para dejar a un lado la
formación o no preocuparnos por mantener nuestra vida de oración. El discípulo crece y aporta constantemente.
Por eso, una vez hemos puesto las bases las primeras semanas sobre quiénes somos y qué buscamos, potenciamos a la vez
nuestra vida de fe -orando intensamente, formándonos- y, al mismo tiempo, la práctica, viviendo en comunidad, colaborando,
relacionándonos. Nuestro trabajo diario, la ayuda en los ministerios y un continuo darse a los demás va a una con nuestra
propia responsabilidad de “mantener lleno el tanque” psicológica y espiritualmente, orando, leyendo, preguntando.

A quién está dirigida

Jóvenes entre 18 y 25 años, con las ganas, la necesidad o la curiosidad de saber y
aprender lo que se significa vivir (el cristianismo o como cristianos). A veces
estaremos convertidos, a veces en camino, pero lo importante es la determinación
de hacer de Jesús el centro de nuestras vidas.

A quién está dirigida

Jóvenes entre 18 y 25 años, con las ganas, la necesidad o la curiosidad de saber y
aprender lo que se significa vivir (el cristianismo o como cristianos). A veces
estaremos convertidos, a veces en camino, pero lo importante es la determinación
de hacer de Jesús el centro de nuestras vidas.

Fechas

De noviembre a junio

Precio

1.800 €.

Equipo

Sonia González,
directora de la EDIS

Profesorado

Josué Fonseca,
Sonia González,
Luis Priede,
Adela Montes
y colaboradores de cada
uno de ellos.

Horario tipo / De lunes a viernes

Mañana:

Oración, labores en la casa, acogida y estudio personal.

Comidas en común.

Tardes:

Oración personal, talleres y clases, acogida.

Noches:

Oración comunitaria, cenas en común.

Los fines de semanas se organizan según las necesidades y peticiones particulares.

Por ejemplo, es normal que los sábados por las tardes sean libres, además de un día adicional.

Fechas

De noviembre a junio

Precio

1.800 €.

Equipo

Sonia González,
directora de la EDIS

Profesorado

Josué Fonseca,
Sonia González,
Luis Priede,
Adela Montes
y colaboradores de cada
uno de ellos.

Horario tipo / De lunes a viernes

Mañana:

Oración, labores en la casa, acogida y estudio personal.

Comidas en común.

Tardes:

Oración personal, talleres y clases, acogida.

Noches:

Oración comunitaria, cenas en común.

Los fines de semanas se organizan según las necesidades y peticiones particulares.

Por ejemplo, es normal que los sábados por las tardes sean libres, además de un día adicional.